e
Exterior de El Capitan Theatre en Hollywood Boulevard

Carta de un adicto al cine y la TV, por Alberto Ramírez

by • 8 agosto, 2014 • COLABORADORES, TOP 5, TV DRAMAComments Off2153

 

Hola estimados lectores. Mi nombre es Alberto Ramírez Mier y soy adicto al cine y la televisión. Y, honestamente, soy muy feliz de serlo.

Desde niño encontraba fascinante sumergirme en diferentes mundos, historias y personajes con los que me topaba en ambos medios. Conforme pasaron los años, mi pasión creció y, afortunadamente, ahora forma parte de mi vida profesional. ¿Qué veo? Todo. Nunca me he sentido más listo o menos culto por disfrutar un “churro” hollywoodense, una serie “telenovelezca”, una película de arte o un adictivo reality show. Y vaya que a lo largo de mi vida estudiantil (Ciencias de la Comunicación) y profesional (periodista y publirrelacionista) he conocido a miles de personas que me juzgan por hacerlo. Pero me considero un espectador que nunca olvidará la premisa más básica de estos medios: el entretenimiento.

Mi adicción no se detiene frente a la televisión o la pantalla grande, pues siempre busco experiencias que trasciendan de éstas.

Hace dos años viajé a Los Ángeles con el único objetivo de vivir un “Lebowski Fest”, un festival de dos días que gira alrededor de la película de los hermanos Coen, The Big Lebowski (1998), el cual es organizado dos veces al año por fans del filme. Boliche, concurso de disfraces, muchos “rusos blancos” y la proyección de la película con más de mil personas citándola es, sin duda, uno de los mejores momentos para alguien que se considera “Dudeist” (afín a la filosofía del personaje que interpreta Jeff Bridges).

En noviembre pasado estuve en Nueva York en la “cacería” más bizarra para una ciudad con tantos atractivos como lo es “La Gran Manzana”: buscando y encontrando las fachadas de los edificios que sirvieron como setting de series como Friends (1994-2004) y Sex and the City (1998-2004), la cafetería donde convivían los personajes de Seinfeld (1989-1998), el bar en el que se basaron Craig Thomas y Carter Bays para el famoso pub MacLaren’s de How I Met Your Mother (2005-2014), y hasta el mítico estudio 8H en el que se graba Saturday Night Live (1975).

 

 He asistido a funciones de medianoche de The Rocky Horror Picture Show (1975) en dos modalidades diferentes: con “Shadow Cast” en Los Ángeles, es decir, con un elenco que reinterpreta la película frente a la pantalla en la que se proyecta; y “Sing-A-Long-A” en Londres, en la que el público canta y baila con el filme (incluso te enseñan coreografías para canciones como “Time Warp” y “Eddie”).

Mi curiosidad por ver cómo funcionan estas industrias me llevó a hacer fila por dos horas en Hollywood Boulevard para ver una grabación del talk show Jimmy Kimmel Live!. Además de tener la fortuna de ser testigo de esto en la primera fila del estudio, el conductor comenzó a entrevistarme en uno de los cortes de la grabación (ser el único mexicano presente –además del simpático patiño de Jimmy, Guillermo- ayudó para esto).

En fin, éstas son algunas de las experiencias a las que me ha llevado mi adicción. Quise dedicar este primer post a mi “curriculum” para que sepan quién les estará dando su opinión de series y películas. En este espacio no intentaré convencerlos para que disfruten lo que a mí me gusta (el mal de todo crítico). Sólo quiero que conozcan diferentes opciones que puedan interesarles. Y, por supuesto, me gustaría saber qué es lo que a ustedes les gusta para explorar nuevos territorios.

 

Mi nombre es Alberto Ramírez Mier y soy adicto al cine y la televisión. Gracias por leerme.

 

 

Related Posts