e

5 errores que cometemos al educar a nuestras mascotas

by • 19 febrero, 2014 • MASCOTAS, Sin categoríaComments (1.944)20560

errores perro

 No pasa por no quererlas, al contrario, es tal el amor que nos dan que tratamos de retribuírselos consintiéndolos.  Desafortunadamente, este “apapacho” no es leído por ellos de la forma en que nosotros se los damos y se acaba convirtiendo en un mal hábito difícil de corregir.

 

1. No empezar a educarlos desde cachorros

Es algo muy difícil que a todos nos cuesta mucho trabajo, pero no queda de otra.  Está comprobado que los cachorros a partir de las 8 semanas tienen la capacidad de ser entrenados y comprender cosas básicas como el “sit” (sentado) “stay” (quieto) y sobretodo, el empezar a ubicar cuál es el espacio que tienen para “hacer sus necesidades”.

Si no lo haces a tiempo,  después te puede tomar varios meses enseñarle las reglas básicas de convivencia en casa.

 

2. Ser inconsistente con las reglas

Si te molesta algún comportamiento y le estás poniendo límites a tu mascota demostrándole que eso que hizo no está bien, debes ser consistente y hacer exactamente lo mismo cada vez que lo vuelva a hacer.

Lo más complicado de esto es cuando hay más personas que conviven en el mismo lugar, en este caso lo que debes hacer es tomarte el tiempo de explicarles cómo estás educando a tu mascota y pedirles por favor que te apoyen con esto imponiéndose de la misma forma que tú para no cambiarles el mensaje y convertirte en “el malo” de la película.

 

3. Darles demasiados premios

A todos nos encanta apapachar a las mascotas, sobretodo cuando hay visitas y quieres lucir ante todos lo inteligente y educado que es el objeto peludo de tu afecto.  El problema es que muchas veces rayamos en el exceso y un día les damos 5 premios sin justificación alguna y los siguientes 3 no les damos nada.

Antes de darles un premio, piensa en el por qué se lo estás dando y si vas a hacerlo siempre.

 

4. Castigarlos físicamente

Hay muchas cosas que no sabemos de las mascotas, aún no hemos comprobado si realmente entienden lo que les estamos diciendo, mucho menos cuando el castigo es físico ya que para ellos esto es 100% agresión.

La mejor manera de hacerlo es con palabras simples claras  señalando el lugar en donde hicieron algo mal como: “No” “Abajo” “Mal” .

 

5. Amas a tu mascota pero tu casa no es “pet-friendly”

No puedes vivir con ambas cosas (al menos durante el periodo de adaptación), ese sillón divino difícilmente va a sobrevivir con un gatito inquieto.  Piensa en los espacios en los que podrá habitar tu mascota y en cómo evitar que los dañen.  En el caso de los gatos, hay muchos juguetes para que puedan jugar con ellos y afilar sus uñas sin la necesidad de rasguñar tus sillones hasta destrozarlos.  Con los perros es el mismo caso, aunque con ellos, las salidas a pasear son también de mucha ayuda.

 

 

Related Posts

Comments are closed.