e

¿Ardido? Cómo cuidar tu piel después del sol

by • 30 julio, 2013 • SALUDComentarios desactivados en ¿Ardido? Cómo cuidar tu piel después del sol11706

 

piel pellejo

Con el verano llegan los excesos, y es que difícilmente se nos olvidan las cervezas más no así el bloqueador solar.

Desafortunadamente, el sol es un enemigo para nuestra piel e invariablemente pasa la factura cuando ésta es expuesta a él por mucho tiempo sin precaución.

Si se te salió de control y te diste la tatemada de tu vida, esto es lo que tienes que hacer para evitar pelarte.

 

Enfríar

El primer síntoma de que estás «ardido» es sentir la piel caliente.  Cualquier roce simula como si te estuvieran acercando la flama de un encendedor en carne viva.  Para evitar esto, tienes que enfriarla, esto significa darte un baño con agua fría (mientras más fría, mejor) y si puedes (y lo aguantas), remoja una toalla con agua helada y colócala sobre el área que sientas más lesionada por el sol.

 

Parar la comezón

El siguiente paso es que el calor de la piel baja, pero sientes una comezón tremenda.  Rascarse es lo peor que puedes hacer, porque estimulas la capa más superficial de la piel y esto hace que te «peles» más rápido.   Para evitar la comezón, lo mejor es directamente poner hielo sobre el área (lo cual hará que sientas un gran alivio) e inmediatamente después, poner una fina capa de Aloe Vera.

 

Hidratar

Para que la piel no se reseque y se desescame, necesitas hidratarla por dentro y por fuera.  Elige una crema que no sea grasosa y procura ponerla mínimo 4 veces al día sobre el área más dañada.   Cuando tu piel está lesionada por el sol, absorbe más rápido pues necesita hidratarse, así que si ves que la crema se absorbe rápidamente, pon más de manera que siempre tenga crema.   El siguiente paso es tomar mucha agua (sola) ya que ésta es la única solución efectiva para hidratar al cuerpo.  No valen: bebidas con endulzantes artificiales, café , té ni refrescos.  Agua simple de base (mínimo 2 litros por día).

 

No arrancar los pellejitos

Una de las tentaciones que tenemos es arrancar todos los pellejitos que salen después de abusar del sol, sin embargo esto es lo peor.  Arrancando la piel muerta corres el peligro de quedar manchado y de lesionar aún más tu piel.   Aunque la tentación sea mucha, procura no arrancarte ni un solo pellejito.   Si ves que de plano no puedes más y la piel desescamada se desprendió por sí misma, con unas tijeritas de manicure, córtala para que no se haga más grande.

 

Para prevenir «descarapelarte»

La avena es una gran aliada para la piel, en estos casos, aplica una mascarilla hecha de avena y agua (que quede una pasta consistente) y aplícala directamente en tu cara hasta que se seque.   La avena hidratará tu piel y ayudará a regenerar la capa externa de tu piel para que no te «descarapeles» tan fácilmente.

 

 

Related Posts

Comments are closed.