e
vintagepuppy

Reglas básicas para educar a tu cachorro

by • 4 marzo, 2015 • MASCOTAS, TOP 5Comments Off12889

 

Mucho hemos escuchado sobre la educación de los perros, hay quienes dicen que los primeros 3 meses es imposible hacerlo y hay otros que, por el contrario, argumentan que hay que empezar a educarlos desde cachorros. Sin embargo, lo más importante es saber cuál es el proceso de aprendizaje de los perros para entenderlos y a partir de ahí, decidir el método que vamos a emplear para educar.

Los perros asocian un hecho con una consecuencia (estímulo – acción), por ejemplo, si cada vez que movemos una campanita, le damos un trozo de carne a un perro, después unas cuantas repeticiones éste empezará a salivar en cuanto vea que tenemos la campanita en mano, al más puro estilo del experimento de Pavlov. En la vida diaria, puedes comprobar esto cada vez que tu perro te ve con la correa porque deduce que van a salir juntos de paseo.

Otra manera en la que aprenden los perros es equivocándose. Cuando tú premias y castigas en el momento oportuno, aceleras su educación. Si tu cachorro destroza un sillón, tienes que castigarlo de inmediato para evitar que lo vuelva a hacer. Si lo dejas pasar, invariablemente volverá a hacerlo.

Todos los métodos de educación de cachorros se basan en la filosofía del premio y castigo para amoldar su comportamiento. Obviamente, no todas las formas de premios y castigos son validas

  1. Cómo debes premiar a tu cachorro
    Es más sencillo de lo que crees y hay muchas formas de hacerlo (que no siempre involucran a la comida como premio), como por ejemplo: una caricia, un halago con voz suave y cariñosa, o aventándole una pelota para jugar.
  2. Cómo debes castigar a tu cachorro
    No es necesario recurrir a la violencia, los cachorros entienden cuando usas tu voz de manera fuerte y autoritaria.  Nunca se debe recurrir a castigos físicos ya que solamente confundirás a tu cachorro, convirtiéndolo en un can inseguro y nervioso.
  3. Timing
    Es igual de importante como premiar y castigar bien, ya que ambas cosas hay que hacerlas en el momento justo si quieres obtener progresos y resultados en la educación del cachorro.   Tanto el castigo como el premio deben aplicarse de manera simultánea a la acción, ni antes ni después.

Si tu cachorro ha hecho sus necesidades dentro de tu casa, solamente podrás regañarlo si lo ves haciéndolo en el acto (no cuando ves el “regalito”), ya que de lo contrario, ellos pierden la noción de qué es lo que hicieron mal.

Al final del día,  cada cachorro es diferente y corresponde de forma diferente a su dueño. Debido a ello, hay que ser flexible y modificar estas normas para aplicarlas a cada caso en concreto. Pero recuerda que los premios son más eficaces que los castigos a la hora de educar a tu cachorro.

 

 

Related Posts