e

De lo que NO se debe hablar en las comidas familiares

by • 26 julio, 2013 • DRAMARAMAComentarios desactivados en De lo que NO se debe hablar en las comidas familiares7449

 

familia retro cenando

Ya sea semanal, quincenal, mensual o anualmente, irremediablemente llega el momento de enfrentarnos a las comidas familiares.  Y por comida familiar hablamos de un «convivio» en donde hay, principalmente, tías chismosas y abuelos imprudentes.   Para evitar pasar un mal momento, pensé en 5 temas que obligadamente te hacen pasar un mal rato.

 

Dinero

En cualquier cena y con quien sea (salvo con el contador), es de mal gusto hablar de dinero.  Nadie te va a pedir un estado de cuenta para saber de cuánto fue tu bono, en qué te lo gastaste y cuánto costaron las vacaciones que acabas de hacer.  Nuevamente, si alguien más empieza a hablar del nuevo coche o departamento que compró este año (enfrente del primo que tuvo que hipotecar hasta el apellido), procura cambiar de tema lo más pronto posible.

 

Kilos

Sí… Pasan meses sin verlos y todos sufrimos cambios, pero en una comida familiar en donde están todos reunidos para darse un atracón épico, está prohibido comentar si alguien está más gordo que la última vez, ya que esto incomoda tremendamente a la otra persona.  A los que están más flacos con decir un “qué guapo te ves” está hecho el cumplido, pero por favor, no atoleen a los demás con estos temas.  NADIE quiere hablar de dietas, calorías y nutriólogos en una cena de Navidad.  «Hace cuántos kilos que nos vemos» puede ser la frase que te entierre de por vida en la desgracia familiar.

 

Política

Es bien sabido que no se debe traer el tema político a la mesa, más en estos momentos en los que hay tantas posturas tan drásticas por todo lo que está sucediendo en el país.  Si no quieres presenciar un duelo de titanes con tíos y primos, evita a toda costa mencionar absolutamente nada que tenga que ver con esto.

 

¿Y para cuándo?

¿Y para cuándo acabas la Universidad? ¿Y para cuándo conocemos a tu novia? ¿Y para cuándo la boda? ¿Y para cuándo los bebés? ¿Y para cuándo la casa? ¿Y para cuándo se mudan? ¿Y para cuándo la fiesta? ¿Y para cuándo el brindis?  PROHíBIDO!  Ni siquiera para sacar plática con tus primos que no ves hace  años y que aterrizaron al cumpleaños de tu abuelita.  Esas preguntas tienen respuestas muy concretas que no te van a llevar a nada, al final, la gente va a hacer lo que se le dé la gana cuando quiera hacerlo.

 

El pariente ausente

Siempre hay un pariente que no está en la reunión, en algunos casos muy tristes es por fallecimiento y en otros es por peleas con otros familiares.  El tema va a salir a flote a lo largo de la noche, pero procura que no sea de ti de quien surja, sino que seas quien controle los arranques emocionales que este tema tan sensible puede causar.

 

 

Related Posts

Comments are closed.