e

Léase en caso de sismo

by • 17 junio, 2013 • AUNQUE USTED NO LO LEAComentarios desactivados en Léase en caso de sismo16538

 

ilustracion mujer con miedo en temblor

Hacía unos cuantos minutos había empezado uno de los días que más trabajo me cuestan en el año: el día del padre.  Soy una de esas personas afortunadas que tuvieron al mejor padre del mundo pero por muy pocos años.  Así que, año con año, ese día en especial, me cuesta mucho.  Empezaba a sentir un nudo en la garganta por esa situación mientras veía tirada en la cama MadMen cuando de pronto, sentí que la cama se empezó a mover como si él estuviera moviendo la patita al más puro estilo «rabito»

-Eres tú viejo?

-No…

-¿No estás moviendo la patita?  no acabé de decir tita… Cuando empezaron a crujir las paredes y a azotar las puertas.

A partir de ahí, entré en estado catatónico al que denominé como «Rainman», yo me limité a decir:  Ya?  Ya?  Ya?  Ya?  Ya?  Ya? Ya? Ya?

Yo sabía que necesitábamos desalojar el departamento  (cuarto piso).  El primer paso era calzarse, corrí al clóset por lo primero que encontré y qué fue? Un hermoso par de Crocs con peluche, a lo que mi viejo respondió: -CROCS NO! Necesitas tennis!   Entonces, encontré por ahí, en el fondo… Mis tennis (sin calcetines, obvio) con todo y el chip de la última carrera que hicimos.

Él se vestía en nano-seguntos mientras yo me ponía con las manos temblorosas mis tennis y buscaba una chamarra para huir.  Hasta ahí íbamos «relativamente» bien, pero en mi momento Rainman, necesité buscar mi iPod… ¿Para qué? ¿Por qué?  No sé… Cada quién reacciona diferente.  Yo no podía salir de casa sin mi iPod (y mientras, todo se movía).   Si tú me dices que en una situación así, yo voy a dedicar segundos vitales a buscarlo, te digo que jamás lo haría, pero bueno, tampoco pensé entrar en crisis y decir: ya? ya? ya? ya? ininterrumpidamente.

Entonces todo se seguía moviendo y se fue la luz. Ahí pensé que íbamos a morir (con mi iPod en mano) pero él me decía que ya estaba pasando, que me quedara tranquila, pero que sí, teníamos que salir del departamento.

¿Qué hizo Rainman en medio de ese momento crítico?  Ir al baño!   «Acompáñame con la linterna al baño, rápido, porque ni modo que haga pipí en la calle»  Esas fueron mis únicas palabras después del ya? ya? ya? ya?

Como diría mi Papá, soy una pelotuda.  Esa es la realidad.

En el pasillo estaban los vecinos con su perrita, todos con miedo pero bastante más tranquilos que yo.  Mi viejo fue el héroe que ayudó a todos a bajar con su linterna y quien daba paz diciendo que ya había pasado.  Cedía el paso a las señoras mayores y me daba la mano fuerte para que no me fuera a caer en las escaleras.

Yo hablaba de réplicas y en cómo íbamos a morir si volvíamos a los departamentos y él decía que ya había pasado todo y que todo estaba bien.   Estuvimos un buen rato en la calle sumergidos en el «refresh» de los celulares e intentando comunicarnos con nuestras familias.   Sin luz, la calle era oscura, solo se veían siluetas afuera de los edificios en las mismas condiciones que nosotros.

Muy a mi pesar, llegó el momento en que tuvimos que subir a casa y enfrentar lo que fuera que tuviera que pasar de nuevo.  Cuando llegué me percaté de que en mi momento Rainman había metido mi computadora a la bolsa que sabía que tenía una tirita de Lexotan (que es algo así como mi «tómese en caso de emergencia extrema»), metí los pasaportes, visas y documentos, mi cartera y la de mi viejo, una veladora de pilas, cigarros y dulces.

No sirvo en momentos críticos de siniestros, pero en algún momento (que tengo completamente borrado) tuve un poquititito de lucidez.

La noche terminó como era de esperarse, yo con un Lexotán encima, llorando tras el susto aferrada a mi viejo, con los tennis junto a mí y mi bolsa lista para salir corriendo.

Oficialmente me declaro una persona incompetente para una situación de emergencia, pero agradezco infinitamente a la vida haberme emparejado con alguien que parece que nació para dar paz en esos momentos y para hacerle saber a la gente que, inclusive durante los movimientos telúricos de 5.9 en una zona por donde pasa la falla de San Andrés, todo está bien.

 

 

Related Posts

Comments are closed.