e

La novia de Papá

by • 6 marzo, 2013 • AUNQUE USTED NO LO LEAComments (561)3696

 

novia papa

(O como en el núcleo materno se le conoce: «esa golfa oportunista»)

Las estadísticas no fallan: el divorcio se ha esparcido cual cáncer en nuestro entorno, todos hemos estado (o hemos sido cercanos) a esta situación.   No importa que Papá esté feliz, no importa que se vea más joven que nunca, que se quiera jubilar para disfrutar la vida, que después de haber brincado ese infarto o tumor en la próstata (que le hizo revalorar la importancia de su virilidad) haya vuelto a creer en el amor… NO IMPORTA.

No ha habido un drama familiar tan grande como el día que por primera vez dijo: «estoy saliendo con alguien y quiero que la conozcan» (mientras las pestañas de las hijas vibraban cual ramas del único árbol sobreviviente en Hiroshima y los hijos solamente se limitaron a un inexpresivo: ok).

Las hijas tendemos a hacer de esa sencilla frase un drama instantáneo, no importa la edad. Como con qué derecho va a llegar una fulana (primer nombre oficial con el que se le conoce a la susodicha) a ocupar un lugar en la vida de Papá? Qué hemos hecho para merecerlo?

«La novia de Papá» es justamente todo lo contrario a nuestra «santa» Madre.  De entrada, hay un 85% de probabilidades de que sea (al menos) 10 años más joven, 15 kilos más delgada, rellene una copa más de brassiere y use 4 pantones de Koleston menos.  Por esto mismo es infinitamente probable tener más cosas en común, pero siempre va a ser más estúpidamente «leal» el camino de tratar de hundirla que aliarse con el enemigo.

Así lleven 1 mes o 15 años divorciados (y Mamá ya esté casada por tercera vez), cuando la noticia llega a sus oídos a partir de ese momento a la «fulana esa» se le denominará «esa golfa oportunista».  «Claro, no me extraña de tu Papá. Es güera verdad? Tíííípico… Yo de joven era güera… Y a qué se dedica esta niña?» – No es niña Mami, es una abogada divorciada y tiene un hijo de 8 años – “Huyyyy bien por tu Papá! Justo cuando ustedes ya están grandes y se había librado de los mocosos.  No y ella debe estar feliz, esperando ansiosa que tu Papá la mantenga y la saque de trabajar, porque ya sabes que a tu Papá le gusta que su comidita esté servida puntualmente y no le gusta comer lo mismo dos días seguidos, ay y cómo es de exigente con sus camisas almidonadas. No tarda en tener otro hijo eh! De mí se acuerdan…” Y así pasan aproximadamente 2 horas.   Bueno, dos horas si es un hijo el que mantiene esta conversación, entre seis y ocho si es una o varias hijas (porque se dan cuerda la una a la otra).

A partir de ahí se desata una telenovela familiar llena de intriga, malentendidos, celos, gritos, sombrerazos, vacaciones incómodas y navidades oficialmente duplicadas (un año cenamos el 24 con Mamá y el 25 comemos con Papá y viceversa).

A veces es una tipaza o una frustrada posesiva,  una socialité o una obsesiva compulsiva,  una trepadora social o una mujer que irradia vulgaridad, una profesionista con quien comparte muchas cosas o simplemente otra mujer sola y desinteresada con ganas de compartir su vida con él.

Lo que se les debe reconocer a estas mujeres es que  hacen hasta lo imposible por ganarse el cariño y sobretodo el respeto de los hijos del matrimonio pasado, las cosas se complican cuando nosotros (como hijos) no les damos su lugar (así sea una teibolera checoslovaca de 21 años).

Si el problema es la intuición y deducción general de que solamente está con él «por puro interés » y Papá está enamorado o en… lo que sea, no habrá poder humano que se lo haga entender hasta que lo dejen  solo y arruinado (y Mamá se rellene la boca de razón).

Al final del día, si Papá está contento, por qué no darle una oportunidad a esa golfa oportunista?

 

Donde quiera que estés flotando, yo sé que tú sabes que esta es una de nuestras historias…

 

Related Posts

Comments are closed.