e

La madre de todas las mudanzas

by • 6 septiembre, 2013 • AUNQUE USTED NO LO LEAComments (738)4530

 

casa vacía

La mudanza de esa casa era algo inminente, el espacio estaba habitado por fantasmas y demasiada nostalgia que empezaba a asfixiar a mi Mamá.    No sé ni cómo definir ese particular dolor que es el dejar ir el nido en el que creciste, los recuerdos que salen a la superficie te dejan impregnado de melancolía.

Hace casi 4 años volé de ese lugar solamente con mi ropa, algunos libros y mi cama.  Salvo por eso, mi cuarto estaba intacto, siempre esperándome.  Con la noticia de que la casa se vendió, dediqué 6 tardes de viernes a internarme en él para vaciarlo.

Si me hubiera propuesto hacer un repaso de mi vida con objetos característicos de cada etapa no me hubiera salido tan bien, el primer viernes salieron cientos de fotos de cuando era bebé, las chambritas, colchas y abriguitos que me tejió mi abuela y mis peluches.  La siguiente semana apareció la cocinita de peltre de la época de la Revolución que era de mi Tatarabuela y que me fue heredada gracias a mi eterna frustración por nunca haber recibido el hornito mágico en Navidad (mi familia quería evitar el que estuviera todo el día comiendo harina de hot-cakes cocida en un foco).

Apareció una caja que estaba en la bodega en donde encontré uno de mis más preciados tesoros,  todas las cartas que mi Papá me escribió cuando era niña (él vivía en Buenos Aires y todos los días me escribía una carta que mandaba con tres sobres de estampitas del álbum en turno que estuviera llenando).  Si te digo que son más de 200 cartas, me quedo corta.  Mi Papá me escribía cartas que muchas veces solamente relataban qué desayunó (estamos hablando de la época en la que no había Internet  y la larga distancia era carísima), yo tenía 6 años cuando empecé a recibir sus cartas.

Así fueron saliendo mis vidas pasadas, mis cuadernos de la escuela, los poemas de Ana, los debrayes de Cristina, cartas y fotos de ex novios, tickets de viajes y conciertos, en fin… Desenterré tres décadas en 6 semanas.   Poco a poco mi cuarto se fue convirtiendo en un cuarto más, en cualquier cuarto…  Con cada caja que saqué me fui diluyendo en ese espacio.

El día de la mudanza llegó y fue ayer, es increíble que la vida de mi pequeña familia  cupo en 2 camiones.  La despedida era inminente,  Mamá agradeció  a la casa con un discurso muy emotivo por todos los momentos felices que vivimos ahí, también tuvimos rachas muy difíciles, pero de todas salimos adelante.

Mientras ella hablaba, yo miraba alrededor y me acordaba del día que llegamos, de mi primer cuarto, de cómo ese lugar parecía gigante y cómo me habían convencido de que yo iba a ser muy feliz en esta casa porque por fin íbamos a tener dos líneas de teléfono (una para el Internet).

Sabíamos que cuando cerráramos la puerta no habría marcha atrás, por eso demoramos lo más que pudimos ese momento, cada paso hacia la puerta era un adiós a una etapa de nuestras vidas que dejamos atrás.

Las últimas palabras de mi Mamá dentro de esa casa fueron “Y ahora me voy a la casa en donde voy a ver crecer a mis nietos…” y dio el último portazo.

Esa puerta cerrada fue para mí el gran final de la primer etapa de mi vida, en esa casa se quedó parte de mi infancia, mi adolescencia y mis maravillosos “20s”.

A la nueva familia que va a habitar esa hermosa casa le dejamos un limonero de 20 años, un jardín con el espíritu de los dos mejores perros del planeta, un comedor con muchas risas impregnadas, una cocina en donde se hornearon soufflés y los mejores panqués integrales del mundo, un cuarto con una galaxia de estrellitas fosforescentes en el techo, una chimenea con navidades muy felices,  un estudio lleno de música y conciertos de piano…

Sé que dejaremos lágrimas y risas en nuevas paredes que seguramente se volverán entrañables también, pero por lo menos el día de hoy, quiero empezar a gestionar un plan de  renta perpetua en el que pueda mudarme cada 5 años de casa, porque volverme a despedir de un lugar con tantos recuerdos,  definitivamente va a acabar conmigo.

 

 

Related Posts

Comments are closed.