e
LuisMi

¡Bienvenido LuisMi!

by • 9 febrero, 2015 • AUNQUE USTED NO LO LEA, TOP 5Comments Off1834

 

Yo confieso (y con mucha pena) que, pese a haber sido bulleada más de la mitad de mi vida por gordita y seguir luchando ya no nada más contra mi sobrepeso, sino contra el de la gente que confía en mí como su Health Coach; me subí al tren de burlas y críticas hacia LuisMi y su más reciente aparición pública.

Y es que cuando se trata de algo tan aparentemente “superficial” como el sobrepeso de uno de los galanes icónicos de este país, nuestra reacción en automático es burlarnos de su desgracia, aunque yo realmente quiero creer que no es con maldad, sino con un sentimiento de:  “LuisMi, eres tan humano como nosotros los mortales, a ti también se te va la mano con los romeritos y las tortas de bacalao en Diciembre y evidentemente, de los tamales de mole y dulce de la Candelaria tampoco te escapaste…”

El hecho de que a Luis Miguel le hagan memes con el cuerpo de Paquita la del Barrio o hagan alusión a él con fotos de Paco Stanley, parece ser una mera reivindicación a nuestros machos mexicanos. Podría cerrar los ojos y afirmar que en miles de hogares se escuchan comentarios como: “Gorda, pa que veas que la barriga está de moda…” “Vieja, qué le panzó a tu Luis Mirrey?” “No pos, incondicional a la garnacha…”, etcétera, etcétera, etcétera…

¿Cómo se sentirá el ex-galán más codiciado de México ante esto? Probablemente deprimido, como toda persona bulleada.   Pobre LuisMi… Quizá esto es lo que necesitaba para ponerse las pilas y ahora sí tratar de envejecer dignamente.   No aprendió con la historia de Elvis Presley y va exactamente por el mismo camino.

¿Qué le habrán dejado las mujeres, la fama y su fortuna? ¿De qué ha servido su prolífica carrera en estos momentos en los que ha sido objeto de burla del país que lo vio crecer?

El dinero no es nada, ¿tú crees que no tiene lo suficiente como para pagarse al mejor nutriólogo del mundo, para hacerse una turbo liposucción o recortarse el estómago? Quien dice que no tiene dinero para estar en forma, puede corroborar que esto no es pretexto.

Los problemas de peso no son de “pesos”, son 100% emocionales.

No soy fan de Luis Miguel, su música describe a la perfección mi género menos favorito en el planeta después de la trova, sin embargo, reconozco que es triste ver la caída de un ídolo de multitudes por un tema de sobrepeso, sobretodo porque estas personalidades suelen ser figuras aspiracionales para sus seguidores, y hoy, un ídolo le demuestra al mundo que, efectivamente, a México le sobran varios kilos.

Es un reflejo perfecto de la triste realidad de nuestro sistema de salud convertida en burla y hecha meme.

Adiós al galán, hoy es el gordito cachetón que canta las canciones con las que creciste (de alguna u otra forma, no nos hagamos los “cool” que todos lo padecimos en algún momento y sabemos sus canciones).

Sí señores, el galán de galanes tiró la toalla y se unió a las escandalosas filas de obesidad en México. Bienvenido LuisMi, ¿cuántos más?

 

 

Related Posts