e

Aventuras que nunca expiran

by • 18 noviembre, 2013 • AUNQUE USTED NO LO LEAComentarios desactivados en Aventuras que nunca expiran6469

 

el al

Para mí este año ha sido un torbellino emocional, creo que esa es la mejor forma de describirlo.   Varios amigos comparten el término; el 2013 ha tenido tantos baches como momentos entrañables.

Mi año ha estado lleno de reencuentros y reconciliaciones, sobretodo conmigo. Reencontrarte con tus retos y con los momentos más dolorosos y felices de tu vida reafirma tu crecimiento como ser humano así como tu capacidad, fortaleza y tolerancia sobretodo ante pérdidas, decepciones y frustraciones.

Pero la vida suele sorprenderte más de lo que podrías creer, en el momento en que hice un alto para procesar semejante cantidad de información emocional, y asumí que con todo esto, oficialmente terminaba “la primera parte de mi vida”;  en ese instante, las cosas cambiaron.

Justo cuando me sentí segura y confiada de dar el siguiente paso y empecé a hacer planes, recibí una alucinante sorpresa.

Un par de meses atrás, una llamada del (entonces) editor de la revista Esquire Latinoamérica me cambió la perspectiva de lo que hasta aquel momento pensé  llegaba a una zona de confort.  La propuesta fue emprender una nueva aventura: 10 días en Israel a cambio de un artículo de colaboración para dicha publicación.

Para mí este viaje es muy especial por muchas razones, un destino con una connotación tan espiritual no me parece casualidad, estoy convencida de que hay algo para mí en ese lugar que me está esperando.  La idea de estar sola en el Medio Oriente me emociona, me angustia, me pone nerviosa y me llena de alegría, todo a la vez. Hace muchos años no hago un viaje sola, es algo que disfruto infinitamente y que solía hacer con mucha frecuencia.

Ya tengo un par de libros en la bolsa, un playlist de viaje, la computadora cargada y un par de Lexotanes para que las 20 horas de vuelo pasen más rápido.

El viaje todavía no empieza y puedo decir que  ya tengo el primer gran aprendizaje:  no puedes decidir cuándo empiezan o terminan diferentes etapas en tu vida.  No te puedes detener a tomártela tan en serio porque ésta simplemente pasa y difícilmente tienes control sobre ella.  Quiero pensar que esto lo entiendes cuando empiezas a planear a largo plazo. No planees, las aventuras nunca expiran.

Ya sé, a mí también este último párrafo me pareció un discurso motivacional cual libro de auto superación de tienda de autoservicio (y créanme que lo reescribí varias veces, pero fue como mejor lo pude definir).

En fin, el momento de emprender el vuelo llegó. Durante los próximos días los Dramas de Casa estarán en pausa, aunque haré todo lo posible por compartirles la majestuosidad de esas tierras a través de fotografías y letras.

Gracias por darme la oportunidad de vivir esta aventura querido Matu, prometo no decepcionarte.

Me voy, Jerusalén (primera escala del viaje), me espera.

 

 

Related Posts

Comments are closed.