e
Rettungsschwimmer Station in South Beach in Miami Beach, Florida, USA

Aires de Septiembre

by • 1 octubre, 2014 • AUNQUE USTED NO LO LEA, TOP 5Comentarios desactivados1828

 

Septiembre del 2014 siempre será un mes entrañable para mí porque vino de la mano con una transformación radical de mi vida.

En medio de huracanes y tormentas, los aires de cambio me llevaron a Miami, puedo decir que ese viaje fue un respiro profundo, una pausa para contemplar el cambio y empezar a trazar mi nueva ruta de vida.

Después de no poder ni tan siquiera inhalar, hoy puedo decir que gracias a esa brisa volví a respirar de nuevo. Mis días en Miami fueron una ola de aire fresco en mi vida; agua y arena, amigos que se volvieron entrañables, un reencuentro espontáneo, un extraño que me rescató en medio de un momento de crisis dejándome saber que todo va a estar bien.

Había subestimado el cariño que la gente le tiene a este lugar, nunca lo entendí hasta que me encontré sola ahí.   De verdad creo que hay algo en esas aguas que te atrapan y, de alguna extraña manera, te devuelven a tu centro. Tengo la firme convicción de que si mi teoría no fuera cierta, Miami no sería una tierra de inmigrantes. No importa la procedencia, en ese mar se puede encontrar un pedacito de hogar.

Tras varios días en esa realidad paralela, regresé a adoptar un nuevo espacio como mi casa, a reconocer sus rincones, a llenarlo con mis muebles, con mis cuadros y sobretodo, conmigo. He de decir que estoy fascinada con él, cada esquina de este lugar me hace inmensamente feliz.

Estoy reviviendo los dramas de casa que una mudanza conlleva; que si entregan 3 horas tarde el refrigerador, que si hay que pedir permiso al amable vecino de arriba para poner la antena de SKY, que si no se pueden usar taladros a partir de las 6 de la tarde en el edificio (y gracias a eso debo haberme ganado el mote de la nueva vecina conflictiva), que si los vecinos se quejan por mis martillazos en sábado a las 10 pm, en fin… Trato de encontrar el encanto que estos momentos tan particulares tienen y seguir adelante, hasta ahora el saldo es más que positivo.

En estos momentos me encuentro contemplando mi zona de desastre, limpiando los escombros y abrazándola, poniendo por fin orden dentro del caos.

Estoy de vuelta. En caso de asfixia, siempre estará Miami para volver a respirar.    Se han ido los aires de Septiembre, no puedo esperar a ver qué traerá Octubre para mí.

 

 

Related Posts